LIBERTAD CON LÍMITES

“La libertad consiste en desarrollar el potencial que cada niño lleva dentro y no en adaptarse a una sociedad cuyas metas son otras. Para que esa libertad con limite se pueda dar, hace falta un ambiente adecuado”. Rebeca Wild.

La libertad implica una responsabilidad. Para que los niños y niñas en estas edades sean capaces de gestionarla, debemos seguir algunas pautas. Así, para crecer con seguridad necesitan normas y límites sencillos y claros. Entendiendo límite como el espacio emocional o físico que ofrecemos al niño o niña para que se sienta seguro, y norma como una consigna real, consistente y clara acerca de lo que se puede hacer y lo que no.
Tanto el limite como la norma han de ser aplicados mediante el diálogo y con una actitud de calma, en la que debemos empatizar con ellos y ponernos a su nivel, explicando siempre el porqué o las consecuencias de los actos, con cariño y respeto, sin premiar ni castigar, haciéndole preguntas que deriven en una reflexión acerca de lo ocurrido. (Volver)